El silencio también es valorado en la peluquería